Un bebé en el Congreso

Que Carolina Bescansa se lleve el bebito al Congreso es suficiente para que la caverna se revuelva y para que el bebé calvicies se convierta en el tema de discusión de todxs. Una mujer decidiendo sobre su cuerpo y su maternidad parece no ser nunca un argumento comprensible para la opinión pública.

carolina_bescansa_y_su_bebe
Carolina Bescansa y su bebé pelón

Llevarte un bebé agarrado a la teta no te hace peor diputada ya que, como es sabido, los diputados están -junto a Pérez Reverte, los publicistas, las fuerzas de seguridad encargadas de mantener el orden público mediante el monopolio de la fuerza, los anuncios de compresas y mi ginecólogo- en la base de lo que está mal por si mismo. Así que en este punto tranquilas todas.

Bescansa hace una denuncia mediática de lo que supone la conciliación y los cuidados; lo hace ella, claro, porque a ningún compañero parlamentario se le ocurriría hacer lo mismo con sus retoños. Maternar no es una ocupación doméstica, sino un trabajo civil. ¿Preferiría que la toquilla de Carolina hubiera envuelto su matriz y se hubiera erigido como máximo exponente por la abolición de la maternidad? Sí. ¿Llevar los cuidados de su cachorro a la ekklesia de la polis me parece que está debuti para visibilizar otras cosas? Pues también, qué pasa, soy una blanda.

Tampoco disfracéis de críticas al efectismo mediático desde un pedestal de vigilantes por la democracia, lo que os revuelve las tripas como machistas casposos. Obviamente, llevarse al proto ser tiene tintes electoralistas, pero bienvenidos, chicos, a la política formal de partido. Vamos que tampoco creo que os pille de golpe con la de mierda que habéis tragado ya a estas alturas.

Cada detalle que sucede en el hemiciclo tiene intenciones persuasivas y propagandísticas, el chocolate engorda, no a todos os pasa y el traje de Gaspar no era de verdad. SORPRESA.

 

Anuncios

Un comentario sobre “Un bebé en el Congreso

  1. Quizá lo que suceda es que utilizar a un bebé con fines propagandísticos no esté bien, pero a lo mejor para ti la maternidad implica la propiedad de la persona a la que pares. Según tenía entendido no era así, y el bebé desde el entero desprendimiento del seno materno (art. 30 Código Civil) es una persona con sus propios derechos (ya sabes, intimidad, derecho a la propia imagen, etc.) Derechos que evidentemente hasta cierto punto son disponibles por parte de sus padres. Y ciertamente parece legal utilizar a tu hijo de atención y reclamo (de bufón, también podría decirse) pero no parece muy moral. Pero ya sabes, cuando reina la ignorancia, los derechos humanos, que son un resultado de la evolución y de la civilización, conseguidos gracias al esfuerzo y conocimiento de muchas personas y generaciones, desaparecen al grito de progreso e igualdad. Vosotros sabréis lo que hacéis y lo que queréis conseguir, pero las consecuencias del analfabetismo y la ignorancia en las élites políticas (sí, éstos también son élites políticas, por herencia o por méritos, pero lo son) también las vais a pagar los analfabetos que les reís las gracias. Y todos los demás.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s