wingardium leviosa

He descubierto que lo de abrir las piernas en el metro o en el bus para reconquistar nuestro espacio me da muchísimo asco porque hay una especie de resistencia machirula a la que le pone el roce y mira, que a mi me dan las arcadas.
Así que he pesado a ser una feminista dialogante, respetuosa y con modales, como me recomiendan las mayores, inspiradas por el discurso de Hermione Granger. Y le he soltado al pavo:

Perdona, ¿podrías cerrar un poco tus piernas? no sé si te has dado cuenta pero nos estamos tocando y no lo puedo soportar porque me da mucho asco.

Todo el mundo ha mirado y TACHÁN, ha surtido la magia. El macho ha retrocedido, saliendo victoriosas el feminismo blandengue, Hermine y yo. Gracias tía, ni un roce más.

Foto de archivo que ilustra el sufrimiento cotidiano.
Foto de archivo que ilustra el sufrimiento cotidiano.
Anuncios

3 comentarios sobre “wingardium leviosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s